Un día en el Observatorio de Calar Alto

Tristemente, hoy me encuentro en la obligación/necesidad de volver a escribir una entrada sobre el Observatorio Astronómico de Calar Alto. Y digo tristemente porque, de nuevo, y esta vez más que en cualquier otro momento, el Observatorio está en pleno declive por la falta de apoyo institucional. Ocho personas han sido ya despedidas y la no renovación del contrato de una astrónoma de soporte provocará el cierre de uno de los telescopios ¡10 noches al mes! Es por ello que hoy quiero destacar más que el valor científico de estas instalaciones (sobradamente demostrado), el valor humano y profesional de sus trabajadores.

A menudo, cuando cuento que me voy a observar a Calar Alto, la gente se imagina que me voy a una montaña remota, aislado del mundo, en una cabaña (de madera,  por ejemplo) y que me paso allí, sólo, noches y noches observando el cielo. Creo que hoy, más que ningún día, es importante que explique que esto no es así, que este observatorio funciona porque detrás, en la sombra, sin que prácticamente se perciba que están allí, hay un comando de técnicos, electricistas, mecánicos, astrónomos de soporte, personal de limpieza, administrativo  y de cocina que hacen que tu estancia allí vaya sobre ruedas, que sólo te tengas que preocupar de tu trabajo y de hacerlo lo mejor que sepas. Ese comando en la sombra es, en realidad, el verdadero motor que mueve Calar Alto, el que hace que todo esté listo para que, cuando caiga el Sol, tú llegues a tu sala de observación y todo funcione a la perfección.

Hoy quiero contaros cómo es un día en Calar Alto para que valoréis el trabajo de estas personas y sepáis lo que hay detrás de un observatorio astronómico.

CalarAlto

A 2168 metros de altura, tras una noche de observación (que puede durar desde las 8 horas en verano hasta las 13 horas en invierno), me levanto sobre las 12:00-13:00, algo cansado pues la noche anterior tuvimos un cielo estupendo (como la mayoría de noches allí) y pudimos aprovechar para observar hasta que los primeros rayos de luz del nuevo día asomaban por el Este. En los pasillos del hotel del Observatorio no se oye nada. Destapo las cortinas completamente opacas de las ventanas, hechas así a propósito para que la luz no moleste al observador nocturno que duerme de día. Por los ventanales de la habitación se ve un cielo azul, con el Sol ya en lo alto y un paisaje precioso, típico de alta montaña. El hambre hace mella y el estómago empieza a pedir algo de comer. Me visto y salgo de la habitación. Nada más salir me encuentro con el personal de limpieza que ya ha terminado de hacer las habitaciones del personal que duerme de noche. Me dirijo hacia el comedor, una estancia amplia con mesas, sillones, libros y hasta una guitarra para pasar el rato. Saludo al personal que me encuentro y ellos, con la simpatía que les caracteriza, me devuelven un “¿Cómo fue ayer la noche? ¿Algún problema con el telescopio?”. No, ninguno, todo perfecto. Al entrar en el comedor siempre suelo encontrarme con el cocinero de turno, Ángel o José Luís, dos estupendas personas además de excepcionales cocineros. Y siempre, con ellos, Elvira, para mí la mamá del observatorio, siempre pendiente de todo y con la seguridad que le dan sus años de experiencia. Tras saludar a algunos técnicos que en ese momento se encuentran comiendo, me hago mi par de tostadas con zumo de naranja y tomo mi desayuno. Para que no desayune sólo, muchas veces Ángel o José Luís se sientan conmigo y me dan conversación. Bromas y risas con ellos para empezar el día, ¿qué más se puede pedir?

CAHA_Pan3

Tras el desayuno, me voy a la habitación de nuevo. Al entrar, como casi siempre, la habitación ya está recogida y limpia. Como si de gnomos invisibles se tratase, el personal de limpieza ha hecho su trabajo cuando estaba fuera, para molestar lo menos posible. Impresionante. Un vistazo rápido a las imágenes tomadas la noche anterior y un par de horas de trabajo me sirven para reposar el desayuno. Después, un poco de ejercicio. A más de 2000 metros de altura es bueno moverse y hacer ejercicio físico para no atrofiar la musculatura. No me gusta mucho ir al gimnasio (aunque allí hay uno pequeño pero de enorme utilidad) así que prefiero salir a correr un poco por el monte. En mi camino hacia los senderos me encuentro con coches del personal del observatorio que se mueven de un telescopio a otro trabajando para poner todo a punto: rellenar el nitrógeno líquido, revisar la electrónica, solucionar posibles fallos de la noche anterior, mejorar algunos servicios, etc. Durante mi carrera me encuentro con algún que otro animal (zorros, cabras, ovejas e incluso alguna culebrilla). Allí arriba se respira paz y tranquilidad. Vuelvo al observatorio y me doy una ducha para estar listo a la hora de “cenar”, a las 18:30 de la tarde. Tenemos que cenar a esta hora porque las observaciones nocturnas requieren una preparación previa del telescopio, con imágenes de calibración, aunque muchas veces son los propios técnicos o astrónomos de soporte los que te las hacen. La cena es siempre exquisita. Cualquiera que sea el género los cocineros la hacen siempre de forma original y muy rica. Os podéis imaginar lo que supone pasar días o incluso semanas tan alto y trabajando, prácticamente 18 horas al día. La alimentación es clave, crucial, para mantenerte listo en todo momento para poder desarrollar bien tu trabajo. Y esta gente lo consigue. Ceno con los astrónomos de soporte, las personas que me acompañarán durante la observación nocturna y que se asegurarán de que no haya ningún problema. La cena con ellos es siempre genial. Puedes empezar hablando de la previsión del tiempo para la noche (para lo cual Luzma es una experta) y acabar contado chistes uno tras otro (para lo cual Felipe es un experto).  A esta hora ya los técnicos y el personal de día se retira a sus habitaciones o baja a sus casas de los pueblos y ciudades cercanas (Gérgal, Huércal-Overa, Almería).

Imagen del telescopio de 3.5 metros del Observatorio de Calar Alto.

Imagen del telescopio de 3.5 metros del Observatorio de Calar Alto.

Tras la cena, un breve descanso de media hora o una hora en la habitación. A mí me gusta subir pronto a la sala de observación y quedarme leyendo un rato en las escaleras del edificio mientras se hacen las calibraciones. Estas escaleras dan al Oeste, y desde ellas se puede contemplar siempre una puesta de Sol impresionante. Muchas veces nos asomamos justo cuando el Sol está a punto de ponerse para intentar ver el “rayo verde“, aunque con poco éxito.  Se apaga el Sol y se enciende la noche en Calar Alto. Poco a poco la luz de las estrellas se va imponiendo al brillo del cielo y podemos comenzar nuestras observaciones. Lo astrónomos de soporte me acompañan toda la noche, siempre pendientes de si necesito algo o de si falla alguna cosa. Ana, Luzma, Alberto, Felipe, Manolo, Jesús, David, Santos, Flori, Damián, Gilles. Todos, en sus turnos, siempre atentos a que todo vaya bien. También pendientes del tiempo. Si vienen nubes hay que cerrar el telescopio pues se pueden dañar los espejos con el agua de lluvia o la nieve. Mi trabajo en el telescopio se desarrolla sin sobresaltos. Si alguna vez ocurre algo, el astrónomo de soporte intenta solucionarlo. Si no puede, por ser algo que no es de su competencia, llama al técnico de guardia. A media noche hacemos un pequeño descanso y tomamos algo, para retomar fuerzas y seguir la observación. Al salir podemos contemplar nuestra galaxia, la Vía Láctea, imponente cruzando todo el cielo como una mancha blanca. Fuera todo está en silencio, oscuro, tranquilo.

Imagen de la Vía Láctea sobre el cielo del Observatorio de Calar Alto. Fuente aquí.

Imagen de la Vía Láctea sobre el cielo del Observatorio de Calar Alto. Fuente aquí.

Se acerca el amanecer y las estrellas vuelven a desvanecerse. Terminamos la observación y cerramos el telescopio. Los astrónomos de soporte se aseguran de que todo se haya cerrado correctamente y nos vamos a descansar. Como muchas otras, ha sido una noche estupenda de observación. Llego a la habitación y me echo a dormir.

Tengo cientos, miles de razones científicas, tecnológicas y socio-culturales para mantener abierto y en plena operación el Observatorio de Calar Alto. Pero hoy quiero destacar el valor humano de la gente que allí trabaja. Gente que lleva no años sino décadas mimando y cuidando la tecnología que hay allí y que nos ha permitido detectar planetas extrasolares, enanas marrones, galaxias lejanas y desentrañar los misterios más impresionantes de nuestro Universo. El personal de Calar Alto, extremadamente preparado, conoce al dedillo su funcionamiento y todos y cada uno de ellos son una pieza esencial de la manivela que nos permite a los astrónomos abrir esa ventana al Universo para sorprendernos y sorprender a la sociedad cada día con sus misterios.

Calar Alto y su gente son un motor de desarrollo científico, tecnológico y social no sólo para Andalucía sino para toda España y el viejo continente que, además, nos proporciona la capacidad de ir más allá, de soñar, de mirar al cielo con respeto pero también con curiosidad y afán de superación. Gracias a todos aquellos que lo han hecho posible durante tantos años.

Calar Alto es de todos. Cuidémoslo y defendámoslo. 

jlillo

Noticias sobre la situación de Calar Alto:

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias, Política Científica. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Un día en el Observatorio de Calar Alto

  1. Juan Fco dijo:

    Me emociona…..sin palabras.

  2. Damián dijo:

    Grande maestro!

    Me entró una basurita en el ojo…

  3. Jens dijo:

    Me siento orgulloso de trabajar para los científicos que aquí observan, y me alegra enormemente que valoren este trabajo a la sombra como se comenta en este post. Actualmente pasamos por momentos difíciles, y leer este artículo me anima a seguir luchando por el futuro de este que siento mi observatorio, mi casa y mi familia.

  4. José dijo:

    Emocionante,esto si que reconforta y nos anima para seguir luchando
    por nuestro observatorio
    Gracias.

  5. miguel guijarro parra dijo:

    Que naturalidad y sencillez para hacernos participes de un día en el Observatorio Astronómico del Calar Alto. Si quienes deciden, a cientos de kilometros vivieran esa experiencia cientifica y humana,no estariamos en esta situacion. Que pena, opinar y decidir sobre el futuro de las personas de la ciencia y de la investigacion. Que pena de pais, de comunidad de provincia de municipios de personas etc. etc.

  6. Manuel Aller dijo:

    – Lo dice Damián en un anterior comentario – “Grande Jorge”
    La Humanidad está muy necesitada de científicos como tú, que a través de los telescopios nos abran esas ventanas de la ciencia y del universo que tu bien dices. Pero también estamos necesitados de esa gente, que como tú, nos enseña cada día lo que debemos hacer, para alcanzar una sociedad mas justa y mas comprometida.
    Decía también Damián, – que le entraba basurita en el ojo…- No damián. No. Los que tienen los ojos llenos de basura, son muchos de nuestros ineptos, insensibles y corruptos gobernantes, que ni siquiera, con la ayuda del telescopio de Calar Alto podrían mirarse mas allá de ellos mismos.

  7. Pingback: Las carga el diablo » Los astronómicos recortes en el Observatorio de El Calar Alto

  8. Pingback: Descubriendo Paranal | Eppur si muove

  9. Natalia Sánchez dijo:

    LLevo años pensando en visitar Calar Alto desde que me enteré de su ubicación.
    No soy científica ni personal del Observatorio, pero con tus palabras he conseguido sentir que estaba allí, con todos vosotros.
    Cuando era una niña soñaba con ser astronauta, luego astrónoma, arqueóloga, oceonógrafa … pero al final, terminé haciendo otras cosas. Por suerte fui invitada a Robledo de Chavela y me crucé medio mundo para visitar la NASA en Cabo Cañaveral. Me fascina la observación del cielo y no encuentro mayor satisfacción que estar en lo más alto de una montaña disfrutando de la noche estrellada y de la grandeza del amanecer.
    Jlillo, gracias por explicar de una forma tan humana, cómo transcurren los días en un lugar tan especial. Qué privilegio para quienes habéis vivido esa experiencia durante días!!! Qué envidia sana me dais!!! Ojalá yo pudiera vivir algo así !!!
    Os deseo buena suerte, esperando que esas maravillas creadas a más de 2.000 m de altura, sigan estando operativas para el beneficio de muchos.
    Un gran abrazo estelar de vuestra nueva amiga Natalia.

    • jlillo dijo:

      Hola Natalia. Muchas gracias por tu mensaje y por contagiar tu entusiasmo. Ahora mismo me encuentro en el Observatorio de Paranal en Chile, mi nuevo lugar de trabajo. Te recomiendo también otra de las entradas de Eppur Si Muove que escribí en mis primeros días aquí, “Descubriendo Paranal” (la puedes ver en este link https://perosimuove.wordpress.com/2015/11/02/descubriendo-paranal/ ).Si alguna vez pasas por Chile no dudes en contactar al Observatorio para realizar una visita por aquí. Te devuelvo el abrazo y te animo a que continúes con esas ganas de aprender y de disfrutar de ese regalo que es el cielo nocturno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s